Hoy publicamos el caso de Buster, un bulldog francés con un tumor cerebral que tratamos hace varios meses. Buster tenía ataques epilépticos. Varios meses después del tratamiento con radioterapia de intensidad modulada (IMRT step&shoot) se remitió el TAC.

En las fotos podéis ver como el tumor inicialmente capta contraste y tres meses después del final del tratamiento ya no capta (probablemente ahora es una mezcla de tejido necrótico y fibrosis).

Buster no ha vuelto a convulsionar y vuelve a tener la energía de siempre ya que esta hecho un toro. Nos alegramos por él y por su entregado dueño y deseamos que sigan teniendo muchas aventuras juntos.