Os presentamos a Toulouse, una gatita a la que se le diagnosticó un linfoma nasal con extensión a ganglios linfáticos regionales. La lesión invadía fundamentalmente la cavidad nasal derecha. Se extendía también hacia los tejidos blandos externamente haciendo gran protrusión en el plano nasal. Fue remitida por nuestra compañera Belén Montoya de la clínica Gattos. Previamente a la radioterapia se trató con varios ciclos de quimioterapia a los cuales respondió muy bien haciendo desaparecer la lesión interna y externamente.

Sin embargo, las mucosas pueden permanecer afectadas microscópicamente de ahí la importancia de aplicar radioterapia sobre la cavidad nasal para evitar recidiva.

En nuestro centro (en octubre de 2017) se procedió a un tratamiento de duración intermedia con fotones de 6 MV aplicando radioterapia de intensidad modulada (IMRT). En la cavidad nasal se emplearon 8 sesiones de 3.8 gy y en los ganglios 6 sesiones de 3.8 gy. Toulouse toleró muy bien las anestesias y el tratamiento y lo completó sin problemas desarrollando una leve radiodermitis.

Un mes después del tratamiento (noviembre 2017), los propietarios nos comentan que se le ha caído el pelo de la nariz y que se encuentra muy bien de ánimo. El ojo derecho, que recibió algo de radiación, parece que le molesta un poco pero puede hacer vida normal. También está con quimioterapia como medida adyuvante a la radioterapia.

Tres meses después (enero 2018), se le hizo el tac de control observándose unos resultados excelentes como podéis ver en las imágenes. No se observan lesiones compatibles con recidiva del tumor en cavidad nasal, ni en ganglios linfáticos regionales.

En el tórax tampoco se observan metástasis. Además, la piel se encuentra ya completamente recuperada. Actualmente, casi 5 meses después del tratamiento, la veterinaria nos comenta que nuestra amiga sigue genial. Así que todos estamos muy contentos por nuestra pequeña Toulouse."