Los colegios caninos son una excelente alternativa para el cuidado de nuestros fieles amigos, sobre todo si están solos en casa durante mucho tiempo o si debemos salir de viaje.

La mayoría tienen instalaciones campestres y cuentan con espacios abiertos y seguros para que se ejerciten y compartan con otros perritos.

Pero además de jugar y divertirse, ¿es interesante adiestrar a mi perro?

Muchos colegios caninos ayudan a adiestrar a nuestros amigos peludos para que la relación con sus amos y con los que le rodean sea más afectiva. El adiestramiento de perros es necesario. Querer a nuestra mascota supone también tener que educarla. Con educación, los caninos dejarán atrás sus miedos, serán agradables con las visitas, no se escaparán al pasear sin correa, no volverán a mordisquear tus muebles y sobre todo… ¡serán más felices!

El periodo de adiestramiento no tiene como resultado un perro triste o reprimido, sino todo lo contrario. La educación les permitirá ser más alegres y saludables. Además, el vínculo con tu mascota se verá reforzado por completo. En el proceso de adiestramiento también aprenden los amos. Este proceso de aprendizaje ha de ser mutuo. Los humanos no sabemos manejar una relación con los perros como es debido porque no nos han enseñado. Quizás pensamos que somos mejores amos al darles cierta comida cuando no toca, o que regañarles de forma severa es educarles. Todas estas cosas no sirven de nada si no hay un entendimiento, una comunicación entre ambas partes. Por tanto, adiestrar a un perro es en realidad adiestrar la relación con tu perro. Nuestra relación se verá reforzada por una nueva comunicación repleta de entendimiento.

 

Ahora que ya sabes esto, ¿volvemos al cole?