El sueño de los perros es diferente al de los humanos. Durante el día caen en un dormitar del que salen de inmediato cuando se estimula alguno de sus sentidos: una voz, un simple olor a comida o un roce, bastan para que se despierten.

Estas siestas diurnas, no son más que cortos períodos de descanso que les hacen mucho bien, ya que contribuyen a mantener la salud de su pelo y les devuelven la energía perdida. Por la noche, las cosas no cambian, sólo que la tranquilidad y la falta de luz invitan a tu mascota a permanecer en un estado de duermevela continuo, pero si el animal se desvela por cualquier razón, hará excursiones por la casa. Durante el tiempo que dura el descanso, las funciones reparadoras alcanzan su plenitud cuando el animal duerme profundamente; este período dura apenas unos 20 minutos. Durante esta etapa sueñan con experiencias pasadas y realizan manifestaciones físicas como mover las patas, ladrar, lloriquear… Cada perro según sus características y rutina diaria puede necesitar más o menos horas de sueño, hay perros muy activos que necesitan hacer mucho ejercicio para dormir bien y otros más tranquilos que duermen como marmotas sin problemas. La actividad física influye mucho en sus ganas de dormir. Si quieres que tu perro duerma bien juega con él y dale buenos paseos todos los días. Cuanto más ejercicio realizan durante el día, más duermen por la noche.

En general, un perro adulto duerme unas 13 horas al día, repartidas en unas 8-9 horas nocturnas y pequeñas siestas o descansos diurnos más ligeros. La edad influye en su sueño, cuando son cachorros duermen muchísimo, el 90% del día, aunque lo hacen de forma inconstante con interrupciones del sueño y cambiándose de sitio hasta que regulan su reloj interno y aprenden a dormir en su camita como los adultos. Los perros cuando se hacen mayores pueden dormir toda la noche de un tirón sin moverse del sitio.

A todos les encanta tener un refugio donde descansar, una camita para estar tranquilos. Obviamente nuestros perros pueden dormir en el suelo o en nuestras propias camas o sofás, y lo hacen sin quejarse. No obstante, nuestro perro, sin duda, agradecerá disponer de una cama para sí mismo.

Son muchos los beneficios que aportan tanto para su salud como para sus dueños:

• Es importante encontrar un espacio acogedor para el perro y mantenerlo en la misma situación para que siempre sepa que es su propio rincón y se sienta seguro en su espacio.

• Si nuestra mascota pudiera elegir, escogería tener una cama que lo amortigüe y lo aísle del desapacible suelo.

• Si tu perro tiene su propia cama, conseguirás que los pelos y la suciedad que genera, se mantengan al margen de tus muebles o de tu cama Pero al igual que tú, tu perro también puede sufrir problemas de sueño.

Los factores pueden ser diferentes:

1. Ruidos. Quizá su cama esté en un lugar muy ruidoso que no le permita relajarse.

2. Ansiedad de separación. Si aún es un cachorro ,probablemente echará de menos a su madre y sus hermanos. Es posible que no pueda dormir bien por las noches.

3. Enfermedad. Quizá alguna enfermedad sumergida de la que aún no tienes constancia le esté perturbando el sueño.

4. Corrientes de aire. El aire no es algo que agrade a los perros. Si su cama está en un lugar en el que hay muchas corrientes de aire, seguramente no conciliará el sueño.

5. Dolor. Si siente algún tipo de malestar no podrá dormir bien.

6. La edad. Cuando los animales envejecen, pierden sus sentidos poco a poco. Eso puede hacer que estén nerviosos, que les cueste reconocer el lugar en el que están y que eso no les permita dormir bien. Un truco que podrías usar en este caso es poner una lámpara encendida con una luz leve para que la use como referencia.

Observale un día su rutina de sueño, cuántas horas duerme durante el día y a qué hora te despierta por las mañanas. Esas son las horas que necesita tu perro para estar bien. Respeta su sueño y no le molestes Una buena alimentación también ayudará a que tu perro duerma de manera adecuada y tenga un descanso reparador. Una falta de sueño puede irritar su carácter, no se trata de obligarle a dormir sino simplemente pero tampoco le obligues a dormir si no quiere. Igualmente, si el perro está aletargado, sin ganas de moverse y se pasa el día durmiendo puede ser síntoma de que tenga algún problema de salud, consulta con tu veterinario.